17 noviembre, 2015

La acumulación de evidencias científicas durante los últimos 14 años consigue demostrar que las células madre pueden curar fístulas perianales de pacientes con enfermedad de Crohn.  Lo más importante es que este hecho revela una de las principales cualidades de estas células: su capacidad para ayudar a la cicatrización.  Esto puede hacer que los resultados en el futuro sean extrapolados a otros campos de la cirugía y de la gastroenterología.

A principios de mayo del año 2002 investigadores de la UAM,  pusieron a punto la tecnología necesaria para tratar por primera vez a una paciente de enfermedad de Crohn con células madre procedentes de la grasa.  Fue la prueba de concepto en la que se basó una larga sucesión de ensayos clínicos nacionales e internacionales dirigidos a conocer si efectivamente esta nueva modalidad terapéutica, la terapia celular (curar con células), podía ser usada con seguridad y eficacia en el ser humano.

Una terapia ensayada a nivel mundial

En la editorial que publica GASTROENTEROLOGY en su número de octubre de 2015 se revisa la experiencia mundial sobre el uso de esta tecnología a lo largo de estos años.  Se concluye que las evidencias acumuladas en los más de 10 ensayos clínicos internacionales y más de 200 pacientes tratados, pueden ser consideradas como evidencias acumuladas que demuestran el efecto beneficioso de esta nueva terapia que tuvo su origen en la Universidad Autónoma de Madrid  Bien es cierto que para que su uso se extienda y el producto pueda ser comercializado, es necesario que un ensayo clínico en Fase 3 termine con éxito. Pero el equipo de investigación liderado por Damián García Olmo, del Departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina de la UAM adelantaque muy pronto (marzo del 2016) esto será una realidad.

La tecnología básica de todos los experimentos se puede resumir y explicar mejor con la figura que compaña a este texto:  Las células madre son recolectadas de la médula ósea o de la grasa de individuos adultos.  Fuera del cuerpo humano, en el laboratorio, pueden ser seleccionadas y  multiplicadas mediante técnicas de cultivo celular. Una vez preparado el producto celular puede ponerse directamente en el paciente o bien congelarlo para buscar el momento clínicamente más oportuno para una  inyección intralesional.

La Universidad Autónoma de Madrid junto con dos de sus hospitales universitarios, el Hospital Universitario La Paz y el Hospital Universitario Fundación Jimenez Díaz,  han sido las instituciones más activas en esta carrera científica internacional.  Además de ser los pioneros, más de la mitad de los ensayos clínicos publicados han sido dirigidos por investigadores de la UAM y de sus hospitales y posiblemente por ello la prestigiosa revista científica GASTROENTEROLOGY ha encargado esta Editorial a este acreditado equipo.La revista GASTROENTEROLOGY es la número 1 de su ámbito en el Ranking del “Journal Citation Report” (ISI Web of Knowledge) y sus editoriales tienen repercusión directa en la práctica clínica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *