Monthly Archives: diciembre 2015

La empresa de aplicaciones móviles para personas con discapacidad Disabled Solutions se incorpora al Parque Científico de la UMH

 

La Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche ha firmado su participación de un 5% en la empresa “Disabled Solutions”, dedicada al diseño y al desarrollo de aplicaciones móviles e informáticas para personas con discapacidad. Con este acuerdo, la empresa cofundada por titulados de la Universidad e impulsada por la Nau de la Innovació, se incorpora a la red de empresas del Parque Científico de la UMH.

El proyecto, galardonado en la segunda edición del Sprint de Creación de Empresas UMH, ha sido promovido por tres titulados de la UMH: Ana Puertas, diplomada en Relaciones Laborales, Máster en Gestión de Recursos Humanos, Trabajo y Desarrollo Organizativo y Máster en Administración y Dirección de Empresas; Javier Sepulcre, graduado en Administración y Dirección de Empresas, y Olga Apirece, licenciada en Derecho.

La participación de la UMH y la incorporación a la red de empresas del Parque Científico supone un importante impulso para estos tres emprendedores. La cofundadora de este proyecto Ana Puertas ha señalado que “es un orgullo para nosotros pasar a formar parte del Parque Científico de la UMH ya que significa poder seguir avanzando en nuestra carrera.

Hasta el momento, la empresa ha lanzado “Disabled Park”, una aplicación desarrollada para web, IOs y Android, que ayuda a las personas con movilidad reducida a encontrar plazas de aparcamiento adaptadas. En ella, los usuarios pueden geolocalizar sitios disponibles próximos a su ubicación o bien añadir plazas habilitadas para personas con discapacidad que no aparezcan en la aplicación. En un futuro, tienen previsto desarrollar “Disabled Job”, una plataforma web que facilitará a las personas con discapacidad conocer el grado de adaptabilidad de las empresas de su entorno, a las que ofrecerán, también, la posibilidad de publicar ofertas o prácticas.

Con esta incorporación, el Parque Científico de la UMH cuenta ya con 66 empresas vinculadas, que desarrollan productos y servicios innovadores para diversos sectores empresariales. Asimismo, la Nau de la Innovació ha impulsado hasta el momento cerca de 75 nuevas empresas, más de la mitad de las cuales están participadas por la UMH.

Estefanía Molina, premio ‘Concepción Medina García’ al mejor expediente femenino del grado de Maestra de Educación Primaria de la Universitat

 

Estefanía Molina, graduada de la Facultad de Magisterio de la Universitat de València, ha obtenido el premio ‘Concepción Medina García’ al mejor expediente femenino del grado de Maestra de Educación Primaria. La Fundación Ana Díaz Medina otorga este galardón de 6.000 euros, que este año llega a la segunda edición. El premio lleva el nombre de Concepción Medina García, maestra durante la II República.

Concepción Medina estudió Magisterio entre 1930 y 1934 en Valencia, y posteriormente amplió sus estudios en Madrid, siempre con excelentes calificaciones. A pesar de sus buenas calidades y demostrada capacidad, le impidieron el ejercicio del magisterio, como tantos y tantas maestras de la época, para ser considerada desafecta, según la normativa depuradora franquista: fue separada del ejercicio docente por la Comisión Depuradora de Madrid el 28 de abril de 1941, con suspensión de ocupación y sueldo, e inhabilitada para el cargo sin ni siquiera necesitar constancia de declaración alguna sobre su desafección. Sin embargo, a pesar de la inhabilitación para ejercer el magisterio en centros estatales, siguió ejerciendo su tarea docente dando clases particulares.

Estos precedentes convierten este premio en todo un símbolo al reconocimiento de la labor de las maestras, a su excelencia y su tenacidad, calidades de Concepción Medina García que hicieron posible que lograra la condición necesaria para el ejercicio de su profesión.

La premiada del presente curso 2015-2016, Estefanía Molina Alcalá, nació en la ciudad de Ibiza en 1993. Cursó sus primeros estudios al Colegio Público Portal Nou, y los continuó al Instituto de Enseñanza Secundaria Santa Maria de Ibiza, donde concluyó el bachillerato de ciencias con matrícula de honor. En el curso 2011-2012 accedió a los estudios universitarios de su preferencia, el Grado de Maestra en Educación Primaria, en la Universitat de València, donde se graduó con suma brillantez el pasado mes de julio.

A ella le gusta destacar que, además, ha participado como voluntaria en la Asociación Valenciana de Apoyo al Superdotado y Talentoso (AVAST) y que actualmente colabora con la Asociación de Altas Capacidades y Talentos de Ibiza y Formentera.

Científicos del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria participan en un proyecto arqueológico en Israel

Investigadores del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria (IIIPC) han participado en un nuevo proyecto arqueológico en Israel. Entre los días 1 a 11 de diciembre de 2015 se ha llevado a cabo la primera campaña de excavación del yacimiento neolítico de Nahal Efe, en la región semidesértica del Negev.

Se trata de un proyecto hispano-israelí codirigido por Ferrán Borrell (IIIPC, instituto de Investigación de la Universidad de Cantabria) y Jacob Vardi (Israel Antiquities Authority) que integra científicos de distintas universidades y centros de investigación de ambos países (CSIC, Universidad Autónoma de Barcelona, Ben-Gurion University of the Negev) y de otras instituciones extranjeras (CNRS/CRFJ).

El yacimiento de Nahal Efe era conocido con anterioridad pero no había sido excavado hasta la fecha, por lo que esta primera intervención de campo se ha centrado en determinar su extensión así como la topografía de la ladera en la que se encuentra, labores éstas bajo la responsabilidad del arqueólogo Luis Teira (IIIPC). También se ha llevado a cabo la excavación de una de las estructuras circulares de piedra visibles en superficie, permitiendo identificar que se trata de una estructura de hábitat circular semiexcavada en el terreno.

Gran potencial

Los trabajos realizados durante esta primera campaña indican que se trataría de un gran asentamiento Neolítico de mediados del 8º milenio antes de Cristo y en un estado de conservación envidiable. Estas características, únicas en esta región, ponen de relieve el enorme potencial del yacimiento de Nahal Efe para el conocimiento de la difusión del Neolítico en las regiones semidesérticas del Oriente mediterráneo.

Los investigadores destacan la buena preservación de la estructura, alrededor de 80 cm de espesor en la parte menos erosionada por la pendiente, y el suelo de dicha estructura, parcialmente acondicionado con losas planas. En el interior de la estructura los restos arqueológicos eran relativamente abundantes destacando la presencia de una punta de flecha característica del Neolítico Precerámico de la región, varios percutores en piedra y abundantes restos de carbones. La presencia de éstos será determinante para llevar a cabo la datación radiocarbónica de la estructura, actualmente en curso en el Weizmann Institute of Science (Israel).

La continuidad de las excavaciones (prevista al menos durante 4 años) permitirá también evaluar el potencial impacto de los eventos climáticos que se dieron durante Holoceno Inicial, en el desarrollo de las primeras comunidades agrícolas del sur del Levante mediterráneo, caracterizando así la complejidad de las respuestas humanas ante los cambios medioambientales durante el Neolítico en esta parte del suroeste de Asia.

El tratamiento preventivo de la psicosis ha de mantenerse aunque haya mejoría, según un estudio de investigadores de la UC

“¿Doctor cuándo puedo dejar de tomar este tratamiento si ya estoy bien?”. Esa es la pregunta que muchos pacientes que han padecido algún episodio psicótico hacen a sus médicos.

De manera evidente el riesgo de recaída en los pacientes que decidían suspender la medicación antipsicótica (que venían tomando desde hacía más de 2 años) es muy alto (7 de cada 10) si lo comparábamos con aquellos pacientes que siguieron tomando regularmente su tratamiento”, responde la doctora Jacqueline Mayoral-van Son, autora del trabajo “Clinical Outcome After Antipsychotic Treatment Discontinuation in Functionally Recovered First-Episode Nonaffective Psychosis Individuals: A 3-Year Naturalistic Follow-Up Study”, publicado recientemente en la prestigiosa revista Journal of Clinical Psychiatry, y desarrollado por el grupo de investigación que dirige el profesor de Psiquiatría de la Universidad de Cantabria (UC), Benedicto Crespo-Facorro, perteneciente al Instituto de Investigación Sanitaria (IDIVAL) y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), dependiente del Instituto de Salud Carlos III.

La investigación analizó, de manera pionera, el efecto profiláctico (preventivo) que el tratamiento antipsicótico tiene sobre la aparición de nuevas recaídas en personas que habían tenido un único episodio de psicosis y que se habían recuperado íntegramente de ese episodio.

No esperábamos ver con tal claridad el efecto profiláctico y beneficioso del tratamiento en estos pacientes”, señala. “Una de las preguntas que estamos intentando contestar en la actualidad es cuánto tiempo de tratamiento sería suficiente para controlar ese riesgo de recaída o si deberíamos plantear tratamiento de una manera crónica”, comenta la doctora Mayoral.

El diseño de la investigación realizada en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV) y los resultados de la misma no dejan lugar a la duda sobre la necesidad de recomendar a los pacientes con estas enfermedades seguir con el tratamiento de manera preventiva durante largos periodos de tiempo. “Creemos que nuestros resultados tienen un gran impacto en el día a día del tratamiento de estas enfermedades y estos resultados deben ser divulgados tanto entre profesionales de la salud como entre personas con la enfermedad, de manera que se conozcan los riesgos que se asumen al suspender el tratamiento” afirma Mayoral-van Son. “No debemos olvidar el impacto que estas recaídas tienen;  las personas que recayeron durante el tiempo de seguimiento presentaban una mayor gravedad de síntomas negativos y una menor capacidad para seguir desarrollando una vida normal al finalizar el estudio“.

El profesor Benedicto Crespo-Facorro plantea que este estudio abre nuevas líneas de investigación acerca de poder identificar ese porcentaje pequeño de personas que no necesitarían seguir con el tratamiento antipsicótico después de su primer episodio. “Actualmente no tenemos ninguna capacidad de predecir o de anticipar quiénes pertenecen a ese grupo pequeño de pacientes pueden estar sin medicación”.  “Nuestra recomendación en el programa de tratamiento de psicosis de nuestro hospital (PAFIP) es mantener un régimen de tratamiento con las mínimas dosis efectivas, para así minimizar la aparición de efectos secundarios no deseados, para la mayoría de pacientes de manera crónica”, señala.

 

 

Un 2% de la población

Los trastornos psicóticos, en general, afectan a cerca de un 1 millón de personas en España, el 2% de la población. Se trata de enfermedades que cursan con brotes y que, si estos episodios se repiten de manera frecuente, suelen ocasionar un deterioro importante en la capacidad de la persona que los sufre para llevar una vida normal. Evitar las recaídas es un aspecto clínico crucial en el tratamiento de estas enfermedades.

El tratamiento de estas enfermedades se realiza con fármacos antipsicóticos. En la mayoría de los casos estos fármacos son muy eficaces en reducir los síntomas que aparecen durante las crisis, permitiendo a los pacientes llevar una vida normal. Y, aunque el tratamiento en fases agudas no se discute entre los médicos psiquiatras y otros profesionales de la salud mental, la tendencia y la petición de muchos de las personas con este tipo de enfermedades es abandonar el tratamiento al cabo de unos meses después de haberse recuperado de la primera crisis. El miedo a que la medicación produzca algún daño como consecuencia de efectos secundarios, el estigma asociado a la toma de este tipo de tratamientos y la falta de una conciencia del efecto preventivo que los antipsicóticos tienen están, muchas veces, debajo de esa decisión de abandonar el tratamiento.

Abiertos los plazos de inscripción del apartamento solidario y del programa de convivencia en pisos compartidos

La Universidad de Valladolid, a través del Secretariado de Asuntos Sociales, abre hasta el 25 de enero los plazos para participar en los programas de alojamiento solidario y alojamiento intergeneracional.

Para el primer programa, se abre un nuevo plazo de inscripción desde el 7 de enero para los universitarios que quieran acceder a los apartamentos solidarios ofertados por la Universidad de Valladolid para el curso académico 2015-2016. En concreto se oferta un apartamento de una habitación, sito en la calle Julián Humanes de Valladolid, debido a la vacante de un residente en dichos apartamentos.

Este programa, creado en 2007, gracias a un convenio con el Ayuntamiento de Valladolid SMVIVA, permite que la Universidad tenga a su disposición 12 apartamentos de propiedad municipal en cinco promociones de Viviendas de Protección Oficial de Valladolid.

Por otro lado, se inicia el segundo plaza para participar en el Programa de Convivencia en pisos compartidos. Este plazo está abierto para estudiantes de la Universidad de Valladolid, debido a la existencia de solicitudes de personas mayores en los Campus de Palencia, Segovia y Valladolid.

Este programa viene funcionando desde 1997 fruto de un convenio con la Gerencia de Servicios Sociales de Castilla y León y consiste en la permanencia del estudiante en el domicilio de una persona mayor a la que hace compañía a cambio de no tener que pagar renta alguna por el alojamiento.

Este año como novedad se han firmado convenios con los ayuntamientos de Valladolid Palencia, Segovia y Soria, además de que se han creado una serie de ventajas para los participantes. Así, las personas mayores van a poder percibir una cantidad económica mensual como compensación por la presencia permanente de un estudiante en su domicilio. Por su parte, los estudiantes recibirán un reconocimiento académico por el apoyo prestado a las personas mayores.

El Ayuntamiento de Cartagena becará a una docena de estudiantes de la Politécnica en la cátedra de Infraestructuras Municipales

El Ayuntamiento de Cartagena y la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) han creado hoy una cátedra en la que una docena de estudiantes desarrollarán proyectos de investigación para la mejora de las infraestructuras urbanas y la sostenibilidad ambiental.

La Cátedra Infraestructuras Municipales Ayuntamiento de Cartagena – UPCT tendrá una dotación económica para el año 2016 de 103.500 euros y seis líneas de investigación para reducir el impacto ambiental y optimizar la gestión en el área de las infraestructuras del Ayuntamiento de Cartagena.

Regeneración de suelos degradados, Movilidad urbana sostenible, Mejora de las infraestructuras hidráulicas de abastecimiento y saneamiento, Nuevas tecnologías al servicio de la optimización de los servicios municipales, Eficiencia energética y empleo de energías renovables y Huertos urbanos serán las seis líneas de investigación de la Cátedra y para cada una de ellas, coordinadas por un investigador de la Politécnica, se convocarán dos becas para estudiantes de la UPCT.

El convenio específico de colaboración firmado hoy para la creación de la Cátedra se enmarca dentro de las líneas de trabajo previstas en el Convenio Marco suscrito recientemente por ambas instituciones, y pone de manifiesto el interés real de la Corporación en estrechar vínculos con la Universidad y la confianza en sus grupos de investigación para mejorar la eficiencia y desarrollar líneas de investigación que redunden en mejoras para la ciudadanía.

Además de en la cátedra que hoy se ha creado, Ayuntamiento y Politécnica de Cartagena colaboran en el desarrollo de líneas de investigación de interés para la ciudad en el Centro de Innovación Urbana, surgido del proyecto C-Tracción y donde están también becados varios estudiantes de la UPCT.

La familia del pintor Llorenç Pizà dona dos cuadros del artista al Museo de la Universidad de Alicante

Magdalena Soler y María Pizà, mujer e hija respectivamente del pintor Llorenç Pizà, han donado dos de los cuadros del desparecido artista al Museo de la Universidad de Alicante, unas obras que ahora pasarán a formar parte de la colección permanente del MUA.

Las obras donadas formaron parte de la muestra “LLorenç Pizà. Elogi de la brisa”, que el MUA expuso en los meses de mayo y junio de 2014 en homenaje al artista. Concretamente, sus herederas han donado las obras “Superficie marina” (acrílico sobre madera de 100×120 cm, valorado en 3.000 euros) y “Dona amb ventall” (serigrafía, firmada y numerada de 51×38 cm, valorada en 750 euros)

En el acto de donación han estado presentes el vicerrector de Cultura, Deportes y Política Lingüística, Carles Cortés, el director del Servicio de Lenguas y Cultura, Faust Ripoll, el comisario de la exposición, José Piqueras, y la viuda de Llorenç Pizà, Magdalena Soler.


La exposición “Elogio de la brisa”

El Museo de la Universidad de Alicante (MUA) rindió un homenaje póstumo al artista Llorenç Pizà (1950-2012), con la exposición “Elogio de la brisa” en la que recogió una amplia selección de su obra pictórica.

Comisariada por José Piqueras, la exposición mostraba las etapas y núcleos temáticos más representativos de la trayectoria artística de este vitalista pintor nacido en Benaguasil, desde algunas piezas que se insertan dentro de las corrientes neofigurativas y críticas de mediados de los setenta, hasta sus últimos seres acuáticos y fondos marinos. A mediados de los ochenta, Llorenç Pizà volcó sobre el lienzo todo tipo de sentimientos sustentados por mujeres, seres andróginos o habitantes marinos, estableciendo su propia versión del neoexpresionismo que se extendía entonces por todo el panorama artístico. Aparecen sus arlequines con pez, los buceadores en zambullida, las nadadoras desvanecidas que se dejan deslumbrar por el abismo en medio de algas y peces. O sus “nadadoras veloces” que hacen vibrar el agua hasta que casi desaparece su figura. Desde los noventa continuó sus series temáticas enriqueciendo aún más los valores cromáticos y texturales, sobre todo con papeles previamente grabados. La exposición homenaje contó con la participación de varios de sus amigos y artistas, entre los que se encuentran Àngela Adrover, Amparo Aranda, Pepe Azorín, Felip Baldó, Manuel Balaguer, Manuel Boix, Adriano Carrillo, Just Cuadrado, María Chana, Ricardo Fuente, José Gallego, Dionisio Gázquez, Pepe Gimeno, Carme Jorques, Amàlia Lafuente, Javier Lorenzo, Ginés Lloret, Juan Martínez Lázaro, Joaquim Michavila, Ramón Molina, Rafael Poveda, José Piqueras y Félix Resa.

Diseñan un escáner de datos inteligente que permite rastrear Internet para detectar indicios de crimen organizado

Un equipo internacional de investigadores, en el que participa la Universidad de Granada, ha diseñado un sistema informático inteligente de escaneado de datos que permite rastrear páginas webs y correos electrónicos en busca de indicios de crimen organizado, así como estimar el riesgo de que se produzcan diversas actividades ilegales.

Este proyecto, denominado ePOOLICE, está financiado por la Unión Europea mediante el 7º programa marco, y arrancó en enero de 2013. Ha sido desarrollado por un consorcio de empresas, fuerzas de seguridad y analistas de inteligencia, como la Oficina Europea de Policía (Europol), la Guardia Civil, West Yorkshire Police (Reino Unido), Bavarian Police (Alemania) y el Instituto Interregional de las Naciones Unidas para Investigaciones sobre la Delincuencia y la Justicia (UNICRI), así como universidades, entre las que se encuentra la UGR.

Liderado por la profesora María José Martín Bautista, el proyecto, de marcado carácter multidisciplinar, ha contado con la participación de investigadores del departamento de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial y del Instituto Andaluz de Criminología, ambos con sede en la Universidad de Granada.

El escáner diseñado integra varios componentes desarrollados por diversos organismos de investigación europeos que, de forma combinada, monitorizan la web y generan automáticamente alertas de escenarios que pueden favorecer el aumento de las amenazas relacionadas con el crimen organizado.

El prototipo implementado hace uso de las últimas tecnologías en el ámbito del procesamiento del lenguaje natural, la representación del conocimiento, la minería de datos, la fusión de información y el análisis inteligente de Big Data.

Crear un entorno seguro

Como explica la profesora María José Martín Bautista, el objetivo general de ePOOLICE “es la creación de herramientas que permitan anticipar y combatir de forma más efectiva la implantación y la expansión de los grupos organizados de delincuencia en delitos como el tráfico de personas, el tráfico de drogas, la generación y distribución de pornografía infantil o la ciberdelincuencia”.

Una de las virtudes del sistema desarrollado en este proyecto es la de crear un entorno seguro para la utilización de datos, de manera que los investigadores han tenido en cuenta durante todo el proceso la necesidad de proteger el derecho constitucional a la intimidad y, al mismo tiempo, utilizar los avances tecnológicos para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

¿Son las nanopartículas seguras para el medio ambiente?

 

La nanotecnología es la ciencia que interviene en el diseño, la producción y el empleo de estructuras y objetos que cuentan con al menos una de sus dimensiones en la escala de millonésimas de milímetro. Se constituye como un mercado emergente y se emplea actualmente en multitud de procesos y productos de consumo. En un futuro no tan lejano puede haber un cambio de paradigma de lo macro/micro a lo nano en casi todos los aspectos de la vida cotidiana.

Este auge se debe a que las propiedades fisicoquímicas de estas partículas cambian enormemente a escalas nanométricas. Sin embargo, éstas pueden tener repercusiones en la salud humana y en el medio ambiente, por lo que resulta de vital importancia evaluar los riesgos de estos nuevos materiales a todos los niveles (lo que hoy en día se denomina Nanoseguridad o Nanosafety).

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (grupo liderado por la Dra. Francisca Fernández Piñas) en colaboración con científicos de la Universidad de Alcalá (Dr. Roberto Rosal) y la University of Central Florida (Dr. Sudipta Seal) han estudiado el efecto de cinco nanopartículas de óxido de cerio (Ce) con diferentes características en un organismo modelo, la microalga Pseudokirchneriella subcapitata (P. subcapitata).

El cerio es un elemento que se encuentra dentro del grupo químico de las tierras raras. Este elemento, en forma de nanopartículas de óxido de cerio, está siendo utilizado actualmente en numerosas aplicaciones: como agente activo para procesos de catálisis, como producto para el pulido de cristales y lentes ópticas, en biomedicina, como modulador del estrés oxidativo en organismos vivos, entre otras.

Porcentajes de Ce3+ superficial superiores al 40% generan toxicidad en organismos de relevancia ambiental

En la literatura científica se han publicado diversos artículos con resultados contradictorios en cuanto a su toxicidad. Unos han encontrado que estas nanopartículas tienen efectos antioxidantes en diferentes líneas celulares, puesto que imitan la actividad de importantes enzimas como la superóxido dismutasa (SOD) o la catalasa (CAT), que inactivan especies reactivas de oxígeno (ROS, por sus siglas en inglés). Otros, por su parte, han descubierto que estas nanopartículas actúan como agentes oxidantes provocando estrés oxidativo en diferentes organismos.

El estrés oxidativo ocurre cuando hay un desequilibrio en las células debido a un aumento de ROS y/o una disminución en los sistemas de defensa antioxidante celulares. Con el tiempo, este desajuste en el equilibrio entre los ROS y los antioxidantes puede producir daños, incluso irreversibles, a la propia célula. Con el objetivo de arrojar luz en esta materia, los autores de este trabajo utilizaron nanopartículas de óxido de cerio con características diferentes entre sí: diferentes porcentajes de Ce3+ superficial (estas nanopartículas presentan un ciclo redox Ce3+↔Ce4+), distinta morfología (esferas, bastones y cubos), diferente tamaño nominal y varios métodos de síntesis.

Tras realizar un extenso análisis, los resultados indican que “el factor clave para que estas nanopartículas generen toxicidad es el porcentaje de Ce3+ superficial. Únicamente aquellas con los valores más altos generan toxicidad en el organismo utilizado, P. subcapitata”, explican los investigadores

Asimismo, la toxicidad se debe a la formación, por procesos físico-químicos o formación abiótica, de ROS en la superficie de las  nanopartículas adheridas sobre la pared celular. La consecuencia es un estrés oxidativo que afecta a la viabilidad y, en definitiva, a la ultraestructura celular.

Además, para demostrar la implicación del Ce3+, los autores bloquearon dichos sitios Ce3+ en la superficie de las nanopartículas y con ello, la capacidad de las nanopartículas para generar especies oxidantes y comprobaron que la toxicidad se revertía por completo.

Este estudio aporta información relevante para esclarecer los efectos biológicos de estas nanopartículas. Asimismo, conociendo en profundidad sus propiedades fisicoquímicas, se podrán diseñar nanopartículas biológicamente seguras, evitando así, un perjuicio para el ser humano o el medio ambiente.

Mecenazgo y visibilidad, claves para para potenciar la labor investigadora de la Universidad en el Área de Humanidades y Ciencias Sociales, según el Consejo Social de la UVa

Conseguir una mayor financiación a través del mecenazgo y potenciar la visibilidad de los trabajos que realizan los Grupos de Investigación Reconocidos (GIR) fundamentalmente en las áreas de conocimiento de Arte, Humanidades y Ciencias Sociales, son dos de los aspectos que el Consejo Social de la Universidad de Valladolid considera claves para potenciar la actividad investigadora de la institución académica y favorecer su transferencia a la sociedad.

En palabras de su presidente, Gerardo Gutiérrez, la labor investigadora que se realiza a través de las tesis doctorales debe además tener en cuenta las necesidades del entorno, con el fin de favorecer el desarrollo cultural, científico y tecnológico de la Comunidad.

Estas son algunas de las conclusiones alcanzadas por el órgano de participación de la Sociedad en la Universidad tras finalizar con una visita al Instituto Universitario de Historia Simancas la ronda de encuentros que ha venido manteniendo durante las últimas semanas con diversos GIR de la UVa con la finalidad de conocer e impulsar el trabajo que desarrollan.

Las conclusiones obtenidas durante estas visitas servirán al Consejo Social para elaborar un documento de análisis y propuestas sobre el papel de la investigación en la Universidad, similar a las “Reflexiones sobre la oferta de titulaciones de la Universidad de Valladolid» que presentó en marzo con la aprobación por unanimidad de sus miembros.

Entre otros aspectos, durante estas visitas se ha puesto de manifiesto que la falta de recursos económicos es uno de los obstáculos que impiden a estos grupos desarrollar y ampliar su actividad investigadora.

Frente a ello, y entre otras medidas, el Consejo Social considera positivo potenciar la figura del mecenazgo y el fundraising en las universidades con el fin de conseguir fondos externos para financiar los proyectos de investigación, aspecto en el que, sin embargo, reconoce que no existe mucha tradición en la universidad española.

Paralelamente, el Consejo Social también cree importante incrementar la visibilidad de la labor de investigación de la Universidad dado que, a su juicio, el talento investigador que existe en la institución académica es poco conocido fuera de su ámbito y ello dificulta que pueda ser aprovechado por las empresas y la sociedad en general.

A su vez, otro de los obstáculos que impiden esa transferencia de conocimiento es que, por su parte, el investigador no es consciente del valor que aporta fuera de la Universidad y por ello el concepto de venta de los frutos de su investigación no se pone encima de la mesa.

En esta línea, el órgano de participación de la Sociedad en la Universidad aboga por potenciar líneas de investigación con una visión estratégica para que respondan a necesidades de la sociedad. Ello, a su juicio, posibilitará que puedan ser transferidas al sector productivo y con ello generar también unos recursos que permitan continuar e incrementar esa labor investigadora.

Por otra parte, con el fin de fidelizar el talento investigador, el Consejo Social también aboga por la creación de una red de egresados investigadores de la Universidad de Valladolid que evite que ese talento se pierda una vez que finaliza su relación académica o investigadora con la institución.

Ronda de encuentros

La ronda de encuentros del Consejo Social de la Uva con los GIR finalizó esta semana con una visita al Instituto Universitario de Historia Simancas, un referente nacional e internacional en el campo de la investigación histórica y Premio Consejo Social de Investigación 2008.

Este programa de encuentros se inició el pasado mes de septiembre con la visita al grupo de Ingeniería de Procesos a Presión y al de Física y Química de los Sólidos, cuya intensa actividad científica le hicieron merecedores del Premio Consejo Social de Investigación en sus ediciones 2013 y 2015, respectivamente.

En octubre los miembros del Consejo Social tuvieron la oportunidad de conocer sobre el terreno el trabajo del Instituto de Biología y Genética Molecular y esta semana visitaron el GIR Bioforge, grupo referente en su campo a nivel internacional.

Los encuentros con los GIR forman parte de uno de los objetivos prioritarios de la actuación del Consejo Social de la UVa dirigido a fomentar la investigación aplicada que se desarrolla en la Universidad y su difusión y transferencia, de modo que el esfuerzo que se dedique a este tipo de actividades responda a las necesidades de la sociedad y sea rentable en el sector productivo.

En esta línea se enmarcan también otras iniciativas puestas en marcha por el Consejo Social como son la creación de los Premios de Investigación y la elaboración de un Catálogo de Servicios que recoge toda la actividad de I+D+i que realizan los cerca de dos centenares de equipos investigadores que tiene activos la Universidad.

Además, el Consejo Social también desarrolla un programa de becas gracias al que más de un centenar de estudiantes han podido iniciarse en tareas de investigación. Para ello desde el curso 2012-2013 ha destinado un total de 127.000 euros procedentes de la renuncia a sus retribuciones por dietas y primas de asistencia a plenos y comisiones de sus miembros.