21 diciembre, 2015

Magdalena Soler y María Pizà, mujer e hija respectivamente del pintor Llorenç Pizà, han donado dos de los cuadros del desparecido artista al Museo de la Universidad de Alicante, unas obras que ahora pasarán a formar parte de la colección permanente del MUA.

Las obras donadas formaron parte de la muestra “LLorenç Pizà. Elogi de la brisa”, que el MUA expuso en los meses de mayo y junio de 2014 en homenaje al artista. Concretamente, sus herederas han donado las obras “Superficie marina” (acrílico sobre madera de 100×120 cm, valorado en 3.000 euros) y “Dona amb ventall” (serigrafía, firmada y numerada de 51×38 cm, valorada en 750 euros)

En el acto de donación han estado presentes el vicerrector de Cultura, Deportes y Política Lingüística, Carles Cortés, el director del Servicio de Lenguas y Cultura, Faust Ripoll, el comisario de la exposición, José Piqueras, y la viuda de Llorenç Pizà, Magdalena Soler.


La exposición “Elogio de la brisa”

El Museo de la Universidad de Alicante (MUA) rindió un homenaje póstumo al artista Llorenç Pizà (1950-2012), con la exposición “Elogio de la brisa” en la que recogió una amplia selección de su obra pictórica.

Comisariada por José Piqueras, la exposición mostraba las etapas y núcleos temáticos más representativos de la trayectoria artística de este vitalista pintor nacido en Benaguasil, desde algunas piezas que se insertan dentro de las corrientes neofigurativas y críticas de mediados de los setenta, hasta sus últimos seres acuáticos y fondos marinos. A mediados de los ochenta, Llorenç Pizà volcó sobre el lienzo todo tipo de sentimientos sustentados por mujeres, seres andróginos o habitantes marinos, estableciendo su propia versión del neoexpresionismo que se extendía entonces por todo el panorama artístico. Aparecen sus arlequines con pez, los buceadores en zambullida, las nadadoras desvanecidas que se dejan deslumbrar por el abismo en medio de algas y peces. O sus “nadadoras veloces” que hacen vibrar el agua hasta que casi desaparece su figura. Desde los noventa continuó sus series temáticas enriqueciendo aún más los valores cromáticos y texturales, sobre todo con papeles previamente grabados. La exposición homenaje contó con la participación de varios de sus amigos y artistas, entre los que se encuentran Àngela Adrover, Amparo Aranda, Pepe Azorín, Felip Baldó, Manuel Balaguer, Manuel Boix, Adriano Carrillo, Just Cuadrado, María Chana, Ricardo Fuente, José Gallego, Dionisio Gázquez, Pepe Gimeno, Carme Jorques, Amàlia Lafuente, Javier Lorenzo, Ginés Lloret, Juan Martínez Lázaro, Joaquim Michavila, Ramón Molina, Rafael Poveda, José Piqueras y Félix Resa.