Tag Archives: Universidad Autónoma de Madrid

¿Son las nanopartículas seguras para el medio ambiente?

 

La nanotecnología es la ciencia que interviene en el diseño, la producción y el empleo de estructuras y objetos que cuentan con al menos una de sus dimensiones en la escala de millonésimas de milímetro. Se constituye como un mercado emergente y se emplea actualmente en multitud de procesos y productos de consumo. En un futuro no tan lejano puede haber un cambio de paradigma de lo macro/micro a lo nano en casi todos los aspectos de la vida cotidiana.

Este auge se debe a que las propiedades fisicoquímicas de estas partículas cambian enormemente a escalas nanométricas. Sin embargo, éstas pueden tener repercusiones en la salud humana y en el medio ambiente, por lo que resulta de vital importancia evaluar los riesgos de estos nuevos materiales a todos los niveles (lo que hoy en día se denomina Nanoseguridad o Nanosafety).

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (grupo liderado por la Dra. Francisca Fernández Piñas) en colaboración con científicos de la Universidad de Alcalá (Dr. Roberto Rosal) y la University of Central Florida (Dr. Sudipta Seal) han estudiado el efecto de cinco nanopartículas de óxido de cerio (Ce) con diferentes características en un organismo modelo, la microalga Pseudokirchneriella subcapitata (P. subcapitata).

El cerio es un elemento que se encuentra dentro del grupo químico de las tierras raras. Este elemento, en forma de nanopartículas de óxido de cerio, está siendo utilizado actualmente en numerosas aplicaciones: como agente activo para procesos de catálisis, como producto para el pulido de cristales y lentes ópticas, en biomedicina, como modulador del estrés oxidativo en organismos vivos, entre otras.

Porcentajes de Ce3+ superficial superiores al 40% generan toxicidad en organismos de relevancia ambiental

En la literatura científica se han publicado diversos artículos con resultados contradictorios en cuanto a su toxicidad. Unos han encontrado que estas nanopartículas tienen efectos antioxidantes en diferentes líneas celulares, puesto que imitan la actividad de importantes enzimas como la superóxido dismutasa (SOD) o la catalasa (CAT), que inactivan especies reactivas de oxígeno (ROS, por sus siglas en inglés). Otros, por su parte, han descubierto que estas nanopartículas actúan como agentes oxidantes provocando estrés oxidativo en diferentes organismos.

El estrés oxidativo ocurre cuando hay un desequilibrio en las células debido a un aumento de ROS y/o una disminución en los sistemas de defensa antioxidante celulares. Con el tiempo, este desajuste en el equilibrio entre los ROS y los antioxidantes puede producir daños, incluso irreversibles, a la propia célula. Con el objetivo de arrojar luz en esta materia, los autores de este trabajo utilizaron nanopartículas de óxido de cerio con características diferentes entre sí: diferentes porcentajes de Ce3+ superficial (estas nanopartículas presentan un ciclo redox Ce3+↔Ce4+), distinta morfología (esferas, bastones y cubos), diferente tamaño nominal y varios métodos de síntesis.

Tras realizar un extenso análisis, los resultados indican que “el factor clave para que estas nanopartículas generen toxicidad es el porcentaje de Ce3+ superficial. Únicamente aquellas con los valores más altos generan toxicidad en el organismo utilizado, P. subcapitata”, explican los investigadores

Asimismo, la toxicidad se debe a la formación, por procesos físico-químicos o formación abiótica, de ROS en la superficie de las  nanopartículas adheridas sobre la pared celular. La consecuencia es un estrés oxidativo que afecta a la viabilidad y, en definitiva, a la ultraestructura celular.

Además, para demostrar la implicación del Ce3+, los autores bloquearon dichos sitios Ce3+ en la superficie de las nanopartículas y con ello, la capacidad de las nanopartículas para generar especies oxidantes y comprobaron que la toxicidad se revertía por completo.

Este estudio aporta información relevante para esclarecer los efectos biológicos de estas nanopartículas. Asimismo, conociendo en profundidad sus propiedades fisicoquímicas, se podrán diseñar nanopartículas biológicamente seguras, evitando así, un perjuicio para el ser humano o el medio ambiente.

La investigadora de la Universidad Autónoma de Madrid, Isabel Guillamón, ha obtenido un proyecto ERC Starting Grant del Consejo Europeo de Investigación

Isabel Guillamón, investigadora Ramón y Cajal del Laboratorio de Bajas Temperaturas de la Universidad Autónoma de Madrid (LBTUAM) y miembro del Instituto de Física de la Materia Condensada (IFIMAC) y del Instituto Nicolás Cabrera (INC), ha obtenido un proyecto ERC Starting Grant del Consejo Europeo de Investigación (ERC).

El proyecto otorgado, “Using extreme magnetic field microscopy to visualize correlated electron materials (PNICTEYES)”, recibirá una financiación de 1.7 millones de euros -por encima del máximo de 1.5 millones de euros de la convocatoria- durante 5 años, para el desarrollo de un microscopio de efecto túnel para altos campos magnéticos y el estudio de las propiedades electrónicas de nuevos materiales superconductores.

El proyecto permitirá la instalación de un solenoide superconductor capaz de proporcionar un campo magnético de 22 Tesla, es decir, aproximadamente 500.000 veces el campo terrestre y unas 20 veces el campo de los imanes de neodimio. Gracias al proyecto, la UAM albergará el campo magnético más intenso disponible fuera de una gran instalación internacional, como la iniciativa Europea “European Magnetic Field Laboratory” (EMFL) o la Americana “National High Magnetic Field Laboratory” (MagLab).

La doctora Guillamón y su equipo construirán también un microscopio para dichas instalaciones internacionales. El microscopio funcionará bajo campos magnéticos superiores a 30 T, mejorando la capacidad de estas instalaciones en el campo de la microscopía. Los microscopios de altos campos magnéticos permiten la visualización directa de las correlaciones electrónicas, necesaria para dar respuestas concluyentes a preguntas de la Física de la Materia Condensada, en campos como el grafeno, la nanotecnología, la superconductividad o el magnetismo. En el marco de este proyecto, se investigará el origen de la superconductividad de alta temperatura estudiando nuevos materiales superconductores basados en hierro.

Isabel Guillamón se doctoró en la Universidad Autónoma de Madrid bajo la supervisión de los profesores Hermann Suderow y Sebastian Vieira en 2009. Tras una estancia postdoctoral de tres años en la Universidad de Bristol, se incorporó a la UAM con una beca Marie Curie Integration Grant en 2013. Recientemente, recibió el premio Nicholas Kurti European Science Prize 2015 por sus trabajos en vórtices superconductores. La doctora Guillamón disfruta ahora de un proyecto postdoctoral de Axa Research Fund y de una de las ayudas a investigadores de la FBBVA. Es co-autora de más de treinta artículos en los que estudia la física de los superconductores desde diferentes puntos de vista, a menudo mediante la observación directa gracias a nuevas microscopías de efecto túnel.

Los “Chicos del coro” interpretarán el Concierto de Navidad de la Universidad Autónoma de Madrid en el Auditorio Nacional

La Universidad Autónoma de Madrid ha programado un concierto extraordinario de Navidad el próximo sábado 12 de diciembre, interpretado por Les Petits Chanteurs de Saint Marc, la aclamada agrupación vocal que saltó al estrellato tras la película Los Chicos del Coro, con Nicolas Porte a la batuta, y que ha propiciado que ya se encuentren agotadas todas las localidades.

El concierto está enmarcado en el XLIII Ciclo de Grandes Autores e Intérpretes de la Música de la Universidad Autónoma de Madrid, organizado por el Centro Superior de Investigación y Promoción de la Música (CSIPM-UAM), y se celebrará en la Sala de Cámara del Auditorio Nacional.

El programa está colmado de villancicos tradicionales y música religiosa navideña como Adeste Fideles, El tamborilero, el Ave María de Caccini, o Pie Jesu de Ll. Webber; de bandas sonoras de películas como Mary Poppins, Sonrisas y Lágrimas o Los Chicos del Coro; y de las melodías de clásicos populares como Yellow Submarine de Los Beatles, el estándar I believe de E. Drake o Granada de A. Lara, entre muchas otras afamadas piezas que, sin duda, harán las delicias de toda la familia.

La Coral de Saint Marc, formada por niños de entre 10 y 15 años, ha realizado más de 1.300 conciertos en todo el mundo en salas como la Ópera de Guangzhou (China) o la Catedral de Bruselas (Bélgica), además de grabar varios CD con una importante repercusión. Nicolás Porte, fundador, director y alma de la agrupación, es Maestro de Capilla de la Basílica de Fourvière, y ha recibido la Medalla de la Música del Grupo París-Lyon, y la Medalla de oro del Mérito Cívico por la acción que realizó el coro en favor de los niños víctimas del maremoto de Asia del 2004.

Desarrollan un péptido con potencial en el tratamiento del ictus

Un equipo liderado por investigadoras del Instituto de Investigaciones Biomédicas (CSIC-UAM) y CIBERNED ha desarrollado un péptido neuroprotector derivado de la proteína Kidins220/ARMS capaz de reducir la muerte neuronal por excitotoxicidad, mecanismo patológico implicado en el ictus y enfermedades neurodegenerativas

 

Estudio del efecto neuroprotector del péptido Tat-K en cultivos neuronales sometidos a excitotoxicidad (+NMDA) en comparación a aquellos tratados con un péptido control (Tat-S). En verde se muestran las neuronas viables tras el tratamiento, mientras que las células muertas aparecen teñidas de rojo.

 

UAM | 30 de noviembre de 2015

El ictus, con más de 6 millones de defunciones por año, es la segunda causa de muerte mundial y la primera de discapacidad en adultos, altísima prevalencia que previsiblemente aumentará en el futuro por los cambios demográficos.

Actualmente, las únicas terapias eficaces para el tratamiento del ictus isquémico son de tipo trombolítico y están enfocadas a la disolución del trombo o coágulo de sangre causante de la obstrucción arterial. Sin embargo, sólo pueden administrarse en las primeras 4,5 horas tras el inicio de los síntomas y están contraindicadas para el ictus de tipo hemorrágico y otras situaciones médicas muy frecuentes, limitando su alcance a menos del 10 % de los pacientes.

Investigaciones realizadas principalmente por Andrea Gamir-Morralla y Celia López-Menéndez, lideradas por Teresa Iglesias y Margarita Díaz-Guerra del Instituto de Investigaciones Biomédicas (CSIC-UAM) y con participación del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, han sentado las bases para desarrollar una nueva terapia frente al infarto cerebral.

Identificando nuevas dianas de protección neuronal

Con el objetivo de identificar nuevas dianas de protección neuronal o neuroprotección, este grupo ha venido caracterizando cascadas de señalización intracelular pro-supervivencia, es decir, grupos de moléculas que cooperan entre sí para promover que las células se mantengan vivas y cuya actividad resulta profundamente alterada en el ictus.

La idea es aprovechar este conocimiento para desarrollar herramientas terapéuticas que interfieran en el proceso de muerte neuronal secundaria que ocurre tras el daño primario y que es responsable de la expansión del núcleo del infarto y el agravamiento del daño neurológico.

“No podemos predecir cuándo va a ocurrir un infarto ni evitar el daño isquémico primario consecuencia de la disminución transitoria o permanente del riego sanguíneo a la zona afectada. Sin embargo, sí sería posible incidir sobre la muerte neuronal secundaria, o lo que es lo mismo, proteger a las neuronas circundantes al infarto para que soporten mejor la cascada de eventos que terminan con la función de sus vías de supervivencia. En realidad, se trata de una lucha contra el tiempo y estas nuevas estrategias terapéuticas podrían ejercer un efecto neuroprotector temprano y reducir la afectación neurológica de los pacientes mientras se restablece el flujo sanguíneo”, comentan las autoras del trabajo.

El mecanismo fundamental de la muerte neuronal secundaria es la excitotoxicidad, producida por el aumento de los niveles del neurotransmisor excitatorio glutamato por encima de sus valores fisiológicos y la consecuente sobre-activación de sus receptores. La excitotoxicidad también aparece asociada como mecanismo patológico en enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer o Parkinson.

Reduciendo la excitotoxicidad

Dentro de las cascadas de señalización pro-supervivencia estudiadas, la proteína Kidins220/ARMS tiene un papel central en la disyuntiva entre la supervivencia y la muerte neuronal. Los resultados de la investigación muestran que el funcionamiento de esta proteína se altera por diversos mecanismos durante los procesos de excitotoxicidad, inducidos tanto in vitro, en cultivos primarios de neuronas, como in vivo,  en modelos animales de isquemia.

El mecanismo de regulación/inactivación más importante de Kidins220/ARMS es su procesamiento o fragmentación por calpaína, proteasa que resulta activada en el ictus y en enfermedades neurodegenerativas.

En un artículo publicado en Cell Death and Disease, este equipo ha explorado el potencial de Kidins220/ARMS como diana terapéutica y ha desarrollado un péptido con capacidad neuroprotectora porque evita en gran medida que Kidins220/ARMS sea procesada por la calpaína.

Desarrollando el péptido

Primero fue necesario caracterizar en detalle de qué manera la calpaína reconoce y procesa tanto in vitro como in vivo a Kidins220/ARMS. De esta manera se identificó una secuencia de Kidins220/ARMS, altamente conservada en vertebrados, como la mayoritariamente cortada por calpaína.

Para facilitar su utilización como terapia (traslación clínica), los autores diseñaron y sintetizaron un péptido que:

Por un lado, contiene 11 aminoácidos de la proteína Tat del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH-1). Estos 11 aminoácidos son el “caballo de Troya” que facilita al resto de la molécula su paso a través de la barrera hematoencefálica y la membrana plasmática.

Por otro, y fusionados con los 11 anteriores, contiene 14 aminoácidos de Kidins220/ARMS correspondientes a esta secuencia de procesamiento por calpaína identificada inicialmente.

Este nuevo péptido, al que han denominado Tat-K, penetra eficientemente en las neuronas en cultivo y reduce específicamente el procesamiento de Kidins220/ARMS en condiciones de excitotoxicidad in vitro.

Además, esta estabilización de Kidins220/ARMS en presencia de Tat-K se correlaciona con el mantenimiento de la actividad de moléculas implicadas en la supervivencia neuronal, como ERK1/2 y CREB, fuertemente inactivadas en excitotoxicidad, así como con un aumento significativo de la viabilidad neuronal.

Las propiedades neuroprotectoras del péptido Tat-K, patentado conjuntamente por el CSIC y la UAM, podrían ser de gran utilidad para el tratamiento no solo del ictus sino de otras patologías igualmente relevantes y asociadas con el proceso de excitotoxicidad, tanto de tipo agudo (hipoxia, traumatismos agudos, epilepsia) como crónico (enfermedades neurodegenerativas).

Consiguen medir la carga eléctrica de virus individuales

Un equipo multidisciplinar formado por físicos y biólogos de Madrid, Indiana y Eslovenia ha conseguido evaluar la carga eléctrica de diversas partículas víricas individuales en agua. Esto se consigue midiendo la repulsión electrostática entre la punta nanométrica de un microscopio de fuerzas y un virus. Estos experimentos revelan que la carga eléctrica de los virus no sólo depende de su naturaleza estructural, sino también de la presencia o ausencia de sus ácidos nucleicos, ADN y ARN,  en el interior.

Grosso modo, los virus son cápsulas nanométricas de proteínas que están rellenas de ácidos nucleicos cuyo objetivo es perdurar pirateando la maquinaria molecular de la célula a la que infectan o célula huésped.

En general, los virus se pueden considerar como nanopartículas que se encuentran en una diversidad enorme de ambientes acuosos, desde el plasma sanguíneo hasta micro gotas de agua o saliva.  La difusión de los virus en estos ambientes depende de interacciones específicas e inespecíficas. En particular, la fuerza electrostática se trata de una interacción inespecífica (atracción y repulsión) a la que están sometidas todas las biomoléculas en disolución y que depende de su carga eléctrica. Los virus también poseen una carga eléctrica que determinará fuertemente su movimiento y, por lo tanto, su encuentro fatal con la célula huésped.

Por tanto, la caracterización de la carga eléctrica de los virus puede ser fundamental para entender no sólo su difusión en disolución, sino también su interacción inespecífica inicial con la célula huésped para comenzar el proceso de infección.

Un microscopio de Fuerzas Atómicas como herramienta

Para realizar este estudio, publicado recientemente en la revista Nanoscale (Royal Society of Chemistry), investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid, junto con científicos del Centro Nacional de Biotecnología (CSIC), el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, la Universidad de Purdue (EEUU) y la Universidad de Liubliana (Eslovenia), han empleado el microscopio de Fuerzas Atómicas (AFM) para medir la fuerza electrostática entre una punta nanométrica  y partículas víricas individuales en medio acuoso.

A grandes rasgos, el corazón de un AFM es una micropalanca, al final de la cual hay una punta de unos 20 nanómetros de radio, que se emplea como un sensor de fuerzas gracias a un láser que mide su flexión. Esta punta se acerca sobre un virus en particular, que está inmovilizado sobre una superficie. Durante este acercamiento, y debido a la fuerza electrostática de repulsión entre las cargas eléctricas de la punta y del virus, la palanca se flexiona hacia arriba antes de establecer contacto mecánico con el virus. De esta flexión y del conocimiento previo de la carga eléctrica de la punta, se extrae la carga eléctrica de cada virus donde se realiza este experimento.

Los ácidos nucleicos, un factor determinante

La realización de estas medidas en varios tipos de virus ha permitido, en primer lugar, establecer que la carga eléctrica depende fuertemente de la estructura de la pared vírica. En concreto, se han encontrado unas cargas de unos 1200 y 30 electrones para el adenovirus humano y el virus diminuto del ratón, respectivamente. Se ha encontrado que estos valores derivados de los experimentos se encuentran dentro de las predicciones teóricas extraídas de los modelos estructurales de difracción de rayos x de cada uno de estos virus.

En segundo lugar, se ha encontrado que la presencia/ausencia de ADN en el interior de un virus altera de forma significativa su carga eléctrica. En concreto, el bacteriófago phi29 incrementa su carga eléctrica de 250 a 400 electrones cuando empaqueta su ADN de doble cadena.

La relevancia de estos resultados, más allá de establecer la medición fiable de la carga eléctrica de virus individuales en su medio nativo, desvela la influencia de los ácidos nucleicos en su carga eléctrica. Este descubrimiento implica que los virus que transportan su genoma (infecciosos) están sometidos a una fuerza electrostática diferente a los que están vacíos (no infecciosos) que puede ser muy relevante en los primeros estadios de aproximación a la célula huésped y por tanto, en el proceso de infección.

Nanopartículas de galio sobre silicio: una nueva plataforma para el desarrollo de (bio)sensores

Investigadores de la UAM han desarrollado una nueva plataforma basada en nanopartículas de galio para la fabricación de (bio)sensores. Los dispositivos desarrollados permiten la cuantificación de biomoléculas con una gran sensibilidad, alcanzándose límites de detección de nanogramos (milmillonésima parte de un gramo), muy por debajo de los kits comerciales actuales.

 El desarrollo de nuevas plataformas sensoras es uno de los temas más candentes hoy en día. La posibilidad de detectar y monitorizar ciertos analitos (elemento, compuesto o ión), tanto en el medio ambiente como en organismos vivos, es un tema que está en el punto de mira de múltiples empresas y organismos públicos de investigación.

En el trabajo llevado a cabo por Antonio García Marín en colaboración entre los grupos de Electrónica y Semiconductores (Departamento de Física Aplicada) y Sensores y Biosensores (Departamento de Química Analítica y Análisis Instrumental) de la UAM, se muestra la fabricación de un nuevo tipo de plataforma sensora y su potencial uso para detectar biomoléculas.

Proceso de fabricación de la plataforma

La parte principal del sensor se fabrica evaporando galio directamente sobre obleas de silicio. Debido a las propiedades físicas de este elemento químico, las nanopartículas se forman directamente sobre la superficie tomando forma semiesférica (ver esquema arriba) y con un tamaño que está por debajo de la millonésima parte de un metro. El tamaño de las mismas se puede controlar fácilmente con el tiempo de evaporación.

Debido a su pequeño tamaño, estas nanopartículas muestran unas propiedades muy interesantes, como la resonancia del plasmón superficial localizado. Los plasmones superficiales se generan cuando los electrones libres de la superficie del metal oscilan armónicamente al interaccionar con la luz que queda atrapada en la superficie de dicho metal. Por tanto, esta propiedad hace que cualquier cambio en la superficie sea fácilmente detectable ópticamente.

 

Detectando glutatión a niveles de 1/1000.000.000 gramos

Finalmente, sobre la superficie del galio se inmoviliza un anticuerpo, una biomolécula capaz de reconocer específicamente a su correspondiente antígeno. En concreto, el anticuerpo utilizado es sensible a una molécula llamada glutatión que está presente en nuestras células. Una disminución de la concentración de esta molécula se ha relacionado previamente con diversas dolencias inflamatorias como la enfermedad de Crohn y algunas formas de cáncer.

En el estudio publicado, aprovechando la sensibilidad de los plasmones superficiales del galio, se han alcanzado límites de detección para el glutatión de nanogramos (1/1000.000.000 gramos), muy por debajo de los kits comerciales actuales, lo que pone de manifiesto la competitividad del biosensor desarrollado.

Esta sensibilidad tan alta permite que se puedan detectar más fácilmente pequeñas variaciones en el nivel de glutatión en una persona, agilizando de esta manera el diagnóstico de las enfermedades citadas. Sin embargo, las aplicaciones de esta nueva plataforma pueden ser muy amplias. Lo único necesario es cambiar el elemento de reconocimiento: inmovilizar sobre la superficie del galio la biomolécula capaz de atrapar al analito que se quiera monitorizar (metales pesados, glucosa, …).

El trabajo ha sido publicado recientemente en la revista Biosensors & Bioelectronics (Biosens. Bioelectron. 74 (2015) 1069-1075) y ha sido cofinanciado por la Comunidad de Madrid dentro del Consorcio NANOAVANSENS (Ref. S2013/MIT-3029), coordinado por el Profesor José Manuel Pingarrón.

Las células madre más cerca de ser un tratamiento para las fistulas de la enfermedad de Crohn

La acumulación de evidencias científicas durante los últimos 14 años consigue demostrar que las células madre pueden curar fístulas perianales de pacientes con enfermedad de Crohn.  Lo más importante es que este hecho revela una de las principales cualidades de estas células: su capacidad para ayudar a la cicatrización.  Esto puede hacer que los resultados en el futuro sean extrapolados a otros campos de la cirugía y de la gastroenterología.

A principios de mayo del año 2002 investigadores de la UAM,  pusieron a punto la tecnología necesaria para tratar por primera vez a una paciente de enfermedad de Crohn con células madre procedentes de la grasa.  Fue la prueba de concepto en la que se basó una larga sucesión de ensayos clínicos nacionales e internacionales dirigidos a conocer si efectivamente esta nueva modalidad terapéutica, la terapia celular (curar con células), podía ser usada con seguridad y eficacia en el ser humano.

Una terapia ensayada a nivel mundial

En la editorial que publica GASTROENTEROLOGY en su número de octubre de 2015 se revisa la experiencia mundial sobre el uso de esta tecnología a lo largo de estos años.  Se concluye que las evidencias acumuladas en los más de 10 ensayos clínicos internacionales y más de 200 pacientes tratados, pueden ser consideradas como evidencias acumuladas que demuestran el efecto beneficioso de esta nueva terapia que tuvo su origen en la Universidad Autónoma de Madrid  Bien es cierto que para que su uso se extienda y el producto pueda ser comercializado, es necesario que un ensayo clínico en Fase 3 termine con éxito. Pero el equipo de investigación liderado por Damián García Olmo, del Departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina de la UAM adelantaque muy pronto (marzo del 2016) esto será una realidad.

La tecnología básica de todos los experimentos se puede resumir y explicar mejor con la figura que compaña a este texto:  Las células madre son recolectadas de la médula ósea o de la grasa de individuos adultos.  Fuera del cuerpo humano, en el laboratorio, pueden ser seleccionadas y  multiplicadas mediante técnicas de cultivo celular. Una vez preparado el producto celular puede ponerse directamente en el paciente o bien congelarlo para buscar el momento clínicamente más oportuno para una  inyección intralesional.

La Universidad Autónoma de Madrid junto con dos de sus hospitales universitarios, el Hospital Universitario La Paz y el Hospital Universitario Fundación Jimenez Díaz,  han sido las instituciones más activas en esta carrera científica internacional.  Además de ser los pioneros, más de la mitad de los ensayos clínicos publicados han sido dirigidos por investigadores de la UAM y de sus hospitales y posiblemente por ello la prestigiosa revista científica GASTROENTEROLOGY ha encargado esta Editorial a este acreditado equipo.La revista GASTROENTEROLOGY es la número 1 de su ámbito en el Ranking del “Journal Citation Report” (ISI Web of Knowledge) y sus editoriales tienen repercusión directa en la práctica clínica.

La Universidad Autónoma de Madrid y Leroy Merlin se unen por la formación y la empleabilidad

La Universidad Autónoma de Madrid (UAM), su Fundación (FUAM) y Leroy Merlin, han firmado un convenio de colaboración para desarrollar el Plan Progresando en Leroy Merlin, un programa de formación y prácticas para recién titulados universitarios.

El acto de firma del acuerdo, celebrado en el Campus de Cantoblanco, ha contado con la presencia de Antonio Álvarez-Ossorio, Vicerrector de Relaciones Institucionales y
Empleabilidad de la UAM, Fidel Rodríguez, Director General de la FUAM y José Ramón Abad, Director Regional zona centro de Leroy Merlin.

El Plan Progresando en Leroy Merlin tiene como objetivo fomentar la integración de los jóvenes al mundo laboral al ofrecer a estudiantes recién titulados la oportunidad de adquirir conocimientos relacionados con el ámbito profesional propio de sus estudios, a la vez que les permite poner en práctica toda la teoría adquirida aprendiendo y desarrollando sus habilidades y competencias. De este modo, Leroy Merlin integrará a los alumnos participantes en el día a día de sus tiendas donde participarán en las diferentes áreas de actividad de los centros, mientras compaginan sus prácticas con formación impartida y
certificada por la UAM durante un periodo de 6 meses.

Con el objetivo de dar a conocer el Plan Progresando en Leroy Merlin, el próximo jueves 29 de octubre tendrá lugar una Jornada Informativa en la que, personal de RRHH de la compañía se desplazará a las instalaciones de la UAM para explicar los contenidos formativos y la experiencia que está previsto que adquieran los jóvenes seleccionados que vayan a realizar prácticas en dicha entidad, con posibilidad de posterior incorporación al Programa de Jóvenes Graduados de Leroy Merlin. Dicho programa, creado en 2010 por la compañía, busca atraer y fidelizar jóvenes graduados con alto potencial para desempeñar puestos de responsabilidad en Leroy Merlin.

Nuevas evidencias apuntan al posible origen fúngico del Alzheimer

Desde hace unos años un equipo del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa viene estableciendo relaciones entre las enfermedades neurodegenerativas y las infecciones causadas por hongos. Este equipo presenta ahora en Scientific Reports nuevos datos que comprueban que en pacientes con enfermedad de Alzheimer existen este tipo de infecciones.

El equipo que dirige Luis Carrasco en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO), centro mixto UAM-CSIC, viene presentando en los últimos dos años distintas evidencias sobre una posible etiología fúngica de la enfermedad de Alzheimer.

En un artículo publicado en Scientific Reports, este equipo presenta ahora nuevas pruebas de la existencia de infecciones por hongos en distintas partes del sistema nervioso central de pacientes fallecidos diagnosticados de Alzheimer.

El estudio aporta observaciones de distintas morfologías de hongos en un mismo paciente, encontrando tanto formas levaduriformes como ifas de distintos tamaños. Estas morfologías fueron evidenciadas mediante el uso de anticuerpos específicos que reconocen las proteínas de los hongos.

“Las micosis del sistema nervioso central se han observado en el 100% de los 14 casos examinados de enfermedad de Alzheimer, mientras que no se observaron en muestras de cerebro de 10 personas que habían fallecido por causas distintas a esta enfermedad”, declara Carrasco, que es catedrático de Microbiología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

La identificación de las especies de hongos fue llevada a cabo mediante PCR anidada y posterior secuenciación de las secuencias amplificadas. De esta forma los científicos identificaron la presencia de especies como Cladosporium spp, Phoma, Malassezia spp y distintas especies de Candida.

“Estos resultados demuestran de forma clara, tanto desde el punto de vista morfológico como del examen del DNA fúngico, que en los pacientes con enfermedad de Alzheimer existen infecciones mixtas causadas por varias especies de hongos”, afirma el investigador. “Todos los síntomas clínicos, junto con el hecho de que la enfermedad progrese de manera lenta, está de acuerdo con la posibilidad de que exista una infección fúngica”, enfatiza.

El hecho de que la gravedad y evolución de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer varíe de unos pacientes a otros -argumenta el trabajo- concuerda también con la posibilidad de que las especies fúngicas que afecten a cada paciente sean distintas.

Además, según los autores, la existencia de micosis en pacientes con Alzheimer explicaría la inflamación de los vasos sanguíneos cerebrales que se observa en estos pacientes, así como la estimulación de distintos parámetros del sistema inmune.

La enfermedad de Alzheimer es una de las principales causas de demencia en las sociedades actuales, por lo que uno de los retos más importantes que enfrenta la medicina hoy en día es averiguar el origen de esta enfermedad neurodegenerativa.

II Congreso universitario sobre el monólogo cómico: los orígenes y II Concurso de monólogos para universitarios

Del 19 al 21 de octubre se celebrará en la Universidad Autónoma de Madrid el II Congreso universitario sobre el monólogo cómico, que vuelve a reunir en la UAM a algunos de los más ilustres conocedores del stand-up comedy de nuestro país para abordar el género desde una perspectiva académica. La conferencia inaugural, el lunes 19 a las 11,30 h., será impartida por  Joaquín Reyes

El Congreso,  organizado por el Grupo de investigación C[PyR] Comunicación, Poética y Retórica de la Facultad de Filosofía y Letras, está dirigido por los profesores del Departamento de Lingüística  Javier Rodríguez Pequeño, Juan Carlos Gómez Alonso y Dani Alés.

El tema central del congreso son los orígenes del monólogo cómico. Para ello se ha contado con los creadores de los primeros programas de televisión sobre monólogos (Nuevos Cómicos y El Club de la Comedia). Entre otros, estarán Ignatius Farray, Agustín Jiménez y Juan Carlos Ortega.  Juan Herrera, creador de Humor amarillo y El hormiguero.  Luis Miguel Contreras, creador de El club de la comedia. Miguel Salvat, exdirector general de Paramount Comedy  y actual director de Canal +.

También participaran Amalia Martínez de Velasco, directora general de Comedy Central en Europa. Ana Rivas, directora de El club de la comedia en su primera edición y actual directora de programas de Antena 3.  La guionista y escritora Marta González de Vega. La cómica y actriz Virginia Riezu.  Y se contará con la colaboración de Luis Piedrahita y de Antonio Díaz -El Mago Pop-.

Durante el congreso, se celebrará el Concurso de monólogos para universitarios -el II UAM Campus OpenMike-, así como conferencias, mesas redondas y actuaciones en directo. El concurso contará con premios para los tres mejores participantes y se celebrará el día 21 a las 19 h. Inscripciones para el concurso: retos.retorica@uam.es (hasta el 9 de octubre)